Salud financiera

5 hábitos para mantener la salud financiera

Hay que reconocerlo, una estabilidad financiera influye mucho en nuestro equilibrio sobre otros ámbitos de la vida, por ello, es que cuidar lo que poseemos debería ser tan importante como alimentarnos a diario.

Una salud financiera habla mucho de quiénes somos: de nuestros hábitos, de nuestras pasiones y de la fuerza con la que sostenemos nuestras metas. Preocuparnos por planificar, atender y cuidar de nuestros bienes es el primer paso para un éxito rotundo. Es importante considerar que la economía global no siempre es estable; así que prevenir cualquier suceso inesperado debería estar dentro de nuestros planes a futuro.

La cantidad de ingresos de cada persona es distinta, pero la manera de cuidarla es muy afín. No es que sea complejo ahorrar y proteger nuestras finanzas, sino que en un mundo globalizado la necesidad de consumir se ha hecho más latente, ¡nosotros te ayudaremos a que la proporción entre lo que tienes y lo que quieres no te limite demasiado! No es imposible vivir en la actualidad cómodamente, sólo hay que ser cautelosos, saber planificar y, también, saber comprar.

Adopta los siguientes hábitos para mantener una salud financiera sana

1) Haz un presupuesto mensual

El primer hábito que deberías considerar es el establecimiento de un presupuesto mensual tanto para tus necesidades básicas como para uno que otro gusto personal. Este presupuesto no debe ser la totalidad de tus ingresos, ya que es importante apartar un porcentaje para ahorro. Al colocar un límite tajante, será más sencillo administrar la cantidad establecida y buscar maneras de hacer más con menos.

2) Disminuye los pequeños gastos

Los gastos llamados de forma popular “hormiga” son pequeñas compras que varían de un mes a otro dependiendo de los antojos o necesidades del momento; para cuidar tu economía es necesario que busques realizar la menor cantidad posible de este tipo de operaciones y busques adquirir productos que te puedan servir hoy, mañana y en tres años; éstos últimos, más que un consumo, son una inversión, ya que pueden ser vendidos a futuro en caso de ser necesario.

Alcancia

3) Crea un plan financiero

Te ayudará a controlar tus ingresos y egresos, además de poder calendarizar gastos indispensables. A su vez, es un excelente recurso para poder cumplir metas a corto, mediano o largo plazo. Hoy día existen muchas apps que te hacen más fácil esta planificación: Whallet, Money Wise y Spendee son tres buenas opciones.

4) Invierte

Invertir es una de las mejores maneras de tener un patrimonio en constante crecimiento, así que ya sea en un negocio o invertir en la Bolsa, este hábito es una excelente manera de no tener estático tu capital perdiendo su valor frente a la inflación. Para iniciar, te recomendamos leer: ¿Cómo generar una cultura inversionista?

5) Liquidar cualquier deuda

Para comenzar a poseer una buena salud financiera es importante no tener ninguna deuda; incluso si sólo has postergado el pago de aquello que compraste hace más de un mes con tu tarjeta de crédito; es indispensable que lo saldes.

Toma las riendas de tus finanzas ¡Es gratis! E incluso podrá generarte ahorro si lo haces bien, además de traerte grandes frutos en el porvenir. No dudes en implementar todos los consejos tomando como punto de partida el conocimiento de ti mismo, tus hábitos, tus métodos, tus habilidades y sobre todo, tus debilidades.

Haz números y ahórrate unos cuantos.

Más noticias